sueña. conoce. inspírate. repite.
Blog de viajes oficial de Norwegian

Pocas cosas son tan románticas como un crucero desde Roma. La Ciudad eterna ofrece algunas de las atracciones más icónicas que un viajero podría soñar. Con el Coliseo, el Panteón y la Fuente de Trevi cerca (solo por nombrar algunos lugares), las oportunidades para tomar fotografías son abundantes, postales instantáneas para tus amigos y familiares. No importa si eres un aventurero, un turista o tan solo un trotamundos informal, un crucero a Roma tiene muchas oportunidades para que cumplas con tu lista de cosas para hacer en las vacaciones. Cuando estés en Roma, haz un crucero como los romanos -- con mucha historia a tus pies. Lee a continuación para conocer una variedad de opciones que no puedes dejar de ver y hacer durante tu crucero a Roma.

1. SORRENTO, EL MUNICIPIO SOBRE EL ACANTILADO:

SORRENTO

Después de visitar Pompeya, la civilización enterrada bajo 20 pies de ceniza y piedra pómez 1,700 años atrás, harás una parada en la ciudad sobre el acantilado de Sorrento para almorzar en una granja familiar que produce aceite de oliva y mozzarella casera.

2. EL COLISEO:

En su época de apogeo, el icónico Coliseo podía albergar 50,000 espectadores animosos que ovacionaban a los gladiadores en sus combates físicos. Construido en el año 70 d. C., la estructura (también conocida como el Anfiteatro Flavio) aún permanece de pie como un recordatorio de las celebraciones y los eventos históricos allí celebrados en la antigua Roma. No dejes de ver el Coliseo en tu próximo crucero por Europa.

3. EL PANTEÓN:

Entre los lugares más visitados de Roma se encuentra el Panteón, un templo fácilmente reconocible a primera vista por sus gigantescas columnas de mármol y su impresionante cúpula. El nombre deriva del griego y se traduce como "todos los dioses", un testimonio de su historia como templo dedicado a los dioses de la antigua Roma pagana.

4. LA CIUDAD DE ORVIETO, SOBRE UNA COLINA:

Sobrecogedoras vistas esperan a quienes hacen el recorrido hasta la ciudad de Orvieto sobre la colina. El recorrido en sí mismo se ve recompensado con encantadoras villas, castillos medievales e iglesias en las colinas. Al llegar a la villa del siglo 9 a. C., se revela una fabulosa catedral con una fachada de estilo gótico.

5. LA CAPILLA SIXTINA:

Dentro de la Ciudad del Vaticano se encuentra una de las obras de arte más reconocidas del mundo, el techo de la Capilla Sixtina, pintado por Michelangelo entre 1508 y 1512 para presentar escenas del libro del Génesis además del Juicio Final. Esta es la mismísima capilla donde aún se reúne el cónclave durante la elección de un nuevo papa.

6. LA FUENTE DE TREVI:

Fuente de Trevi

Esta atracción romana ha disfrutado de mucha atención, convirtiéndose en una presencia recurrente en la pantalla grande, en películas como La Dolce Vita de Fellini y Roman Holiday, que se hizo famosa por Audrey Hepburn. Ahora, luego de su reciente renovación multimillonaria, la Fuente de Trevi con seguridad disfrutará de muchísimos más días de gloria en el futuro. Asegúrate de pasar y aparecer con este telón de fondo en tus propios momentos icónicos de cine (casero) para recordar tu crucero por Europa.

7. BASÍLICA DE SAN PEDRO:

Dentro de la Ciudad del Vaticano se encuentra la Basílica de San Pedro, la cual aparece entre las iglesias más grandes del mundo. Conocida tanto por su belleza y esplendor renacentista como por su historia, la impresionante estructura ha existido durante cinco siglos y sigue atrayendo a los visitantes que admiran su elaborada fachada y los interiores decadentes.

8. TARQUINIA Y LA NECRÓPOLIS:

Justo en las afueras de Roma se encuentra Tarquinia, que supo ser considerada una de las ciudades etruscas más poderosas. Lo que aún permanece son palacios y arquitectura de estilo gótico del siglo 15 para admirar. Una visita a la Necrópolis, en las afueras de Tarquinia, te ofrece la oportunidad de explorar sarcófagos exóticos adornados con el arte de los etruscos.

9. PRUEBA VINOS LOCALES Y PASTA:

Para sumergirte por completo en la cultura, es indispensable probar los sabores locales. Conduce por la región vitivinícola de Roma y haz una parada en alguna de las granjas circundantes y aprende a hacer pasta de los lugareños. A continuación, bebe una copa de vino y disfruta de tu comida casera. Nada es más auténtico que esta experiencia culinaria regional.

10. EXPLORA POR TU CUENTA:

Explora Roma

Si eres un espíritu libre con una naturaleza curiosa, entonces tómate el tiempo de explorar Roma por tu cuenta. Con un guía a tu lado, tú determinas el ritmo de los recorridos y las compras. Haz una pausa en tu día para disfrutar de la gastronomía local en un café sobre la acera.