sueña. conoce. inspírate. repite.
Blog de viajes oficial de Norwegian

¿Cómo es viajar en crucero por el Caribe con los niños a cuestas? Para empezar, es todo lo contrario a la pesadilla de viajar en auto hasta el otro lado del país. De hecho, viajar en barco por el Caribe con tu familia será una de las experiencias más memorables de tu vida, y una muy buena experiencia.

Piénsalo: nadar todos los días en temperaturas tropicales y actividades a bordo que son la fantasía de todo niño: desde Parques acuáticos hasta una escuela de circo. Y cuando se trata de elegir tus excursiones en los puertos de escala, hay tantas para elegir que tu problema será encontrar tu favorita. Estas son algunas de las excursiones en tierra más populares para distintas edades e intereses que tus hijos podrán disfrutar en tu próximo crucero por el Caribe.

Un poco de historia en Cozumel, México

¿Quién dice que los tours históricos tienen que ser aburridos? Deja la típica visita a un museo para otro día. En cambio haz algo fuera de lo común y visita el Discover Mexico Park, donde tu familia puede aprender sobre la cultura maya y disfrutar una clase práctica sobre el ritual de hacer chocolate. Tanto niños como adultos aprenderán a hacer su propia barra de chocolate que, por supuesto, viene con muchísimas muestras para probar.

Después de la clase, lleva a tus hijos a explorar un poco más el parque, con un guía o por tu cuenta. Verás réplicas de civilizaciones antiguas y pirámides, y también complejas artesanías mexicanas. Ya de salida puedes comprar café de la mejor calidad para llevarte a casa para regalar (¡especialmente para tus amigos que están planeando un viaje en auto con la familia!).

Actividades acuáticas en Bridgetown, Barbados

Hay muchísimas opciones de aventuras para ver la vida marina en un crucero por el Caribe, pero una de las maneras más inusuales e ideales para toda la familia es un tour en submarino en Bridgetown, Barbados. Sumergiéndote hasta 130 pies, y todo desde la perspectiva de un cómodo asiento, verás casi todo tipo de maravillas acuáticas, desde arrecifes de coral hasta peces coloridos. El acuario se mueve contigo, ¿o será al revés?

Explora Stingray City en las Islas Caimán

Siempre trato de sugerir lugares poco conocidos, pero en las Islas Caimán no puedes dejar de disfrutar la excursión familiar más popular, Stingray City. No te dejes engañar por el nombre: las rayas son famosas por ser mansas, y son muy dulces a pesar de su apariencia estrafalaria. Puedes nadar a su lado e incluso acariciar estas peculiares criaturas marinas que viajan en grandes cardúmenes y se congregan en las aguas poco profundas.

Stingray City

Aventura sobre la copa de los árboles en la selva tropical en Puerto Rico

¡Cumple tu sueño de volar como Tarzán! Viaja hacia el interior de la selva tropical de Puerto Rico donde toda la familia (incluso los niños desde los 5 años de edad que cumplan con los requisitos de altura y peso) puede balancearse desde los árboles y plataformas en la jungla tropical portorriqueña mientras practican sus mejores gritos selváticos. La aventura sobre la copa de los árboles en la selva tropical incluye 8 rieles horizontales y una caída vertical. Al igual que en todas las excursiones, se implementan medidas rigurosas de seguridad diseñadas para cada actividad. Los niños tienen la oportunidad de dar rienda suelta a toda su creatividad, ¡y los padres se quedan tranquilos!

De playa en playa en las islas

Con todas las actividades estimulantes y emocionantes que vivirán, te recomiendo reservar al menos una excursión en un puerto de escala para hacer una de las actividades más simples, aunque más memorables, de todo viaje: la playa.

Tan solo piénsalo: sin sillas, sombrillas ni toallas que acarrear; sin viandas que preparar ni hieleras que cargar. En las excursiones a la playa de los cruceros Norwegian te damos todo.

Día de playa familiar

Casi todas las paradas en puerto ofrecen una excursión a los lugares más hermosos para nadar de las islas, con muchas opciones para elegir. Las comidas, sillas y equipos están incluidos. En algunos destinos hay cabañas privadas y bebidas tropicales. En este viaje no escucharás a nadie de la familia gritar: "¿ya llegamos?". Por el contrario, tu único problema quizás sea el cántico constante de "pero todavía no me quiero ir".

Mmm, ¡cantinero!