sueña. conoce. inspírate. repite.
Blog de viajes oficial de Norwegian

Actividades que tienes que probar en tu crucero a Ketchikan

Tierra de montañas brumosas y tótems, de bosques de cedro y burdeles de antaño, la ciudad de Ketchikan ofrece la aventura en Alaska por excelencia. Los salmones llenan los arroyos, las águilas vuelan alto en el cielo y los osos negros deambulan por los bosques añejos. Trae tu cámara y tu gusto por la aventura. Ketchikan es la razón por la que hacemos un crucero por Alaska.

Misty Fjords National Monument

Lo mejor de cualquier viaje a esta zona es el Misty Fjords National Monument. Con cerca de 2.3 millones de acres, es la zona indómita más grande de los bosques nacionales de Alaska. Hace más de 17,000 años, todo el monumento estaba cubierto de hielo. Con el paso de los años, según se ha ido desplazando o derritiendo el hielo, se ha ido transformado en un paisaje de fiordos abruptos de acantilados verticales que se elevan miles de pies por encima del nivel del mar. Explora los Misty Fjords desde el aire o en barco, la mayoría de los tours incluyen una caminata sencilla por el bosque que lo rodea. Aquí está representada toda la vida salvaje de Alaska: osos, alces, lobos, nutrias marinas, focas, ballenas asesinas y muchas especies más.

Haz un crucero al Misty Fjords National Monument

Totem Heritage Center

Ketchikan es tierra de tótems y en los alrededores hay numerosas ocasiones para ver de cerca estas intrigantes obras de arte. Desde 1938, el Totem Bight State Historic Site lleva ocupándose de salvar y restaurar tótems abandonados en los bosques cercanos por tribus indígenas que intentan dejar atrás su antiguo modo de vida. En la actualidad, en el sitio hay catorce tótems de talla mundial y la recreación de una casa comunal indígena. Los visitantes descubren la mitología que se esconde tras los tótems que tienen figuras que representan águilas, osos, lobos, cuervos, castores y ballenas asesinas. El cercano centro Totem Heritage Center alberga la colección de tótems sin restaurar más grande del mundo, algunos con más de 100 años de antigüedad. En la muestra también se pueden encontrar cestos y máscaras e intrigantes fotografías del siglo 19 de las antiguas aldeas en las que se crearon los tótems. En Potlatch Totem Park se puede encontrar una recreación completa de un pueblo de nativos de Alaska. Ofrece la oportunidad de ver a los artistas de los tótems en acción, creando su arte a partir de troncos de cedro. Observa el poste de 42 en honor a Raven, la deidad que liberó el sol para que lo disfrutase la humanidad.

Creek Street de Ketchikan

Creek Street de Ketchikan es un paseo histórico elevado en las laderas de Ketchikan Creek. En los años 1920, este antiguo distrito rojo era la cuna de más de 20 casas de dudosa reputación. En la actualidad es el lugar perfecto para dar un paseo y disfrutar de compras y restaurantes. Camina por el contiguo camino Married Man, que antaño fue la ruta de escape a través del bosque para los hombres casados que no querían ser vistos frecuentando los burdeles. Durante la prohibición, todas las casas tenían trampillas ocultas en el suelo en las que se escondía el alcohol que traían los barcos bajo el entablado. Visita Dolly's House, que funcionó como burdel hasta 1954 y fue el hogar de la madame más famosa del paseo. Es el único burdel antiguo que permanece en la actualidad.

Crucero a Creek Street de Ketchikan

Santuario de la selva tropical de Alaska

Cuando hay ganas de aventura, el santuario de la selva tropical de Alaska tiene 40 acres de píceas, cicutas y cedros de gran antigüedad. El camino de media milla a través del bosque cuenta con plataformas elevadas desde las que es frecuente ver osos capturando salmón en el río que pasa por debajo. En ese lugar también se encuentra el Alaska Raptor Center. Podrás ver águilas, halcones, búhos y muchos más animales atendidos cuando presentan heridas.

Ketchikan seguro que ocupará un lugar destacado en la historia de tu viaje cuando se lo cuentes a tus amigos de vuelta a casa.