sueña. conoce. inspírate. repite.
Blog de viajes oficial de Norwegian

Hacer un crucero a Sudamérica, rodeando el Cabo de Hornos como un explorador, es una experiencia única en la vida. Durante el recorrido harás paradas en muchos puertos y querrás ver lo mejor que cada destino tiene para ofrecer. Hemos hecho una lista con lo más destacado de Sudamérica para ayudarte en tu aventura meridional.

Lima, Perú

Besides being the jumping off point for Machu Picchu, the capital city of Lima, Peru is also home to the famous Larco Museum. La extensa colección del museo explora los 4,000 años del arte precolombino a través de la alfarería, los tocados de oro y plata y las máscaras indígenas, entre otros muchos objetos. La exposición de alfarería erótica retrata la gran fascinación de los incas por el sexo, que plasmaron en sus piezas de cerámica. El museo, excelente acompañamiento para el Machu Picchu, expone obras de todas las culturas antiguas de Perú.

Puerto Madryn, Argentina

Ballenas en Puerto Madryn

El puerto de Puerto Madryn, en Argentina, es muy valorado por su proximidad a la Península Valdés. Este lugar declarado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO es un paraíso naturalista. Este es uno de los mejores lugares del mundo para observar ballenas, ya que la ballena franca austral viene aquí todos los años para parir. Las madres y las crías suelen nadar cerca de la superficie hacia los barcos turísticos. La reserva natural de la Patagonia también es el hogar de leones marinos, elefantes marinos, lobos marinos, pingüinos, ballenas barbadas y orcas.

Ushuaia, Argentina

Haz un crucero a Ushuaia, Argentina, uno de los asentamientos más meridionales del mundo. Este sitio es un punto de partida para la exploración de la Tierra de Fuego, también llamada "Fin del mundo". Únete a las filas de Magallanes, Sir Francis Drake y Charles Darwin cuando explores el famoso canal Beagle en barco. Es aquí donde los exploradores rodearon el traicionero Cabo de Hornos en su ruta hacia el Pacífico. En su cuaderno de a bordo, Darwin escribió en 1833: "Apenas es posible imaginar algo más bello que el azul berilo de estos glaciares".