sueña. conoce. inspírate. repite.
Blog de viajes oficial de Norwegian

Siempre me ha fascinado la flexibilidad que ofrece la experiencia de viajar solo. Aunque es maravilloso explorar nuevos destinos con un acompañante, sin duda es increíble salir de viaje solo ya que no habrá nadie ante quien responder, salvo ante uno mismo. ¡Imagina toda la libertad que tendrías! Viajar solo te da la posibilidad de ser egoísta y hacer lo que tengas ganas, ¡no lo desaproveches! Y los camarotes estudio de determinados barcos de Norwegian Cruise Line ofrecen oportunidades de viajar a los pasajeros que viajan solos sin ninguno de esos molestos y caros suplementos que se pagan por los servicios individuales. Echemos un vistazo a las mejores cosas que hacer en el Caribe cuando viajas solo.

Compras libres de impuestos

A nadie le gusta que lo tengan que esperar mientras hace compras, ¿verdad? Comprar solo es mucho más fácil porque tienes la libertad de recorrer las tiendas como te de la gana. Según cuáles sean tus productos más codiciados, puede que encuentres eso que andabas buscando en los paraísos de las compras, como son Philipsburg, San Martín y Willemstad, Curazao.

A disfrutar la playa

Viajar solo es ideal para ponerte al día con la lectura. O tu bronceado, o la música que descargaste y todavía no tuviste oportunidad escuchar. Coge una toalla y dirígete a las pintorescas playas de la Bahía de Magens, en Santo Tomás. Disfruta viendo pasar a la gente o sencillamente tomando el sol del Caribe bajo las sinuosas palmeras.

Prueba una excursión en tierra

Una buena manera de conectarte con otros que viajan solos es anotarte para alguna excursión en tierra. Conocerás a gente que piensa como tú en un entorno grupal donde es muy fácil socializar. Puedes probar a participar en una aventura todoterreno en Aruba, hacer un emocionante crucero en catamarán en Gran Caimán o incluso dar un paseo en cámara de aire por la cuevas de Belice. Y con tantos puertos de escala en el Caribe con aguas tranquilas y cristalinas llenas de peces tropicales, no puedes dejar de hacer buceo o buceo de superficie en destinos como Coki Beach, Santo Tomás o Cozumel, México. O, si no te sientes del todo cómodo en el agua, quizás un paseo en una embarcación con piso de vidrio sea más tu estilo.

Paseo cámara de aire por una cueva en Belice

Practica un idioma extranjero

Cuando viajas solo siempre parece que tienes más tiempo disponible, así que es la oportunidad perfecta de hablar con la gente del lugar mientras haces compras o disfrutas una bebida refrescante. Si quisieras practicar tu español, visita República Dominicana. Si prefieres el francés visita Santa Lucía o Martinica. Incluso puedes practicar tu neerlandés en San Martín.

Caminatas y excursionismo

El Caribe está lleno de senderos para caminar y hacer senderismo, además de calles rebosantes de historia y galerías por las que podrás pasear horas y horas. Haz una excursión por las cascadas de Sari-Sari o recorre los senderos de montaña de Tórtola, en las Islas Vírgenes Británicas.

Haz algunos amigos en una caminata en Tórtola

Date un gusto

Viajar solo te da la oportunidad de darte todos los gustos más allá de todo lo que ya te está mimando el personal amable y trabajador del barco. Hazte la manicura/pedicura o date un masaje en el spa, pide cita en el salón de belleza o haz una reserva en uno de los restaurantes de especialidades. Aprende algo nuevo en una clase de cocina en Jamaica o toma el té de la tarde en una verdadera plantación en Barbados.

Arriésgate

Quizás no eres un gran apostador, pero siempre es divertido arriesgarse en el casino. Disfruta de los juegos de apuestas a bordo o vive una experiencia al más puro estilo Las Vegas en Nassau, Bahamas, donde abundan los casinos y las discotecas, o en San Juan, Puerto Rico, si te apetece vivir una noche al estilo de Montecarlo.