sueña. conoce. inspírate. repite.
Blog de viajes oficial de Norwegian

Vamos allá: imagina que estás haciendo un crucero por el Caribe, navegando tranquilamente desde las Islas Vírgenes Británicas a las Bahamas. Imagínate de relax en una hamaca. ¿Qué tienes puesto? ¿Una bikini superlinda? ¿O tu camiseta preferida de la universidad? ¿Llevas el pelo recogido bajo un sombrero o anudado con un gran coletero? (Sí, todavía tienes alguno. ¿Y qué?) O a lo mejor tu expedición de fantasía incluye los helados fiordos de Alaska. En ese caso, podrías llevar una abrigada chaqueta, una sudadera y unas zapatillas deportivas adecuadas.

¡Sonido! Suspiras sonoramente: no importa el destino geográfico donde decidas disfrutar tu crucero, sientas el alivio palpable de dejar atrás el mundo laboral y la presión cotidiana de vestirte para el éxito. Después de todo, cuando se trata del arte de relajarse y viajar, la comodidad lo es todo en tu crucero.

¡Corte! Pasamos a la escena nocturna. Te estás vistiendo para la escena de la gran cena: ¿es momento de sacarte ese bikini o rompevientos de nailon y ponerte esos tacones increíbles? Te encanta la idea de arreglarte bien después de un día cubierta de protector solar pero al pensar en los conjuntos para ponerte, tu mente reproduce imágenes de esos barcos de antaño adornados con arañas de cristal y repletos de pasajeros que brillan con vestidos con lentejuelas y esmoquin. Después de todo, los cruceros solían ser famosos por ese glamour al más puro estilo de la vieja escuela.

Arréglate durante tu crucero

Pero los tiempos y hábitos culturales van cambiando con la marea, y lo mismo sucede con nuestro gusto en esparcimiento y estilo. A día de hoy, por ejemplo, Norwegian Cruise Line está muy por delante de otras flotas de lujo, especialmente cuando se trata de modas y tendencias de vacaciones. Freestyle Cruising de Norwegian introduce el concepto que te permite elegir tu propia aventura: desde dónde comer a cómo vestir y qué lugares explorar.

¿El resultado? Después de tomar sol, observar ballenas, o lo que sea que elijas hacer durante el día en cualquier lugar del mundo, cuando llega la noche puedes ponerte ese vestidito negro y explorar el lado sexy de hacer un crucero. Solo deja ese vestido de fiesta y la tiara de diamantes en casa.

Estas son otras opciones de vestuario para noches extraespeciales y escenarios llamativos a tener en cuenta:

¡Acción! Norwegian's Night Out

Todos los pasajeros merecen mimarse un poco. Visita el Mandara Spa para hacerte una manicura y pedicura y prepararte para salir de fiesta con Norwegian. Disfruta de los restaurantes de especialidades, asiste a un espectáculo y cata algunos vinos. Podrás conocer al capitán del barco y hacerte una foto familiar o un retrato.

Uno de los lugares destacados es Le Bistro, el restaurante francés de primera de Norwegian, que ofrece un entorno con mucha clase, romanticismo y un servicio con un toque distinguido.

Qué ponerte: lo importante es la elegancia, no la extravagancia. A las mujeres les sugiero ponerse su vestido preferido, ese que te hace sentir fabulosa. Ahora los vestidos largos son tendencia, especialmente en los cruceros por el Caribe, pero elige algo "sofisticado", no un "vestido de playa". Los hombres pueden quedarse tranquilos: con una chaqueta deportiva sencilla y pantalones estarán bien vestidos hasta para las ocasiones más elegantes.

White Hot Party: la White Hot Party de Norwegian, también conocida como la Glow Party, es el evento característico por la noche. No olvides llevar ropa blanca para asistir a esa fiesta. También trae tu cámara. ¡El entorno es espectacular!

White Hot Party de Norwegian

Todo lo demás: el concepto Freestyle Cruising abarca todas las comidas que se te ocurran, desde parrilladas clásicas hasta platos eclécticos de fusión asiática. Aun así, querrás dejar las chanclas en el camarote cuando salgas a cenar. Es como si fuese un "viernes de crucero informal". Este es el momento para un vestido veraniego atrevido, o quizás una túnica elegante con leggings, dependiendo de tu destino. La mejor regla de oro para hacer la maleta: "un estilo versátil, atractivo y desenfadado", ¡igual tú!