sueña. conoce. inspírate. repite.
Blog de viajes oficial de Norwegian

Museos poco visitados para ver en tu crucero por el Mediterráneo occidental

Un crucero por Europa es el destino por excelencia, así que date el gusto de hacer algo que siempre has deseado. En Roma están el Coliseo y el Vaticano. París tiene el Louvre, Notre Dame y la Torre Eiffel. Londres tiene el Big Ben y la Torre de Londres. Te haces una idea. Pero, ¿qué puedes hacer cuando ya tachaste todos los lugares importantes que querías visitar de tu lista? Hemos creado una selección de museos poco visitados para añadir a tu itinerario.

Al hacer un crucero por Roma, visita el Museo Nacional de la Pasta, que rinde homenaje al plato nacional de Italia. "Prueba la historia real del plato italiano" es el eslógan del museo. Las exposiciones muestran todo, desde la historia de la pasta hasta cómo hacer pasta casera y la producción de pasta a gran escala. Los expertos aceptan que la pasta nació en China y fue llevada a Italia, pero los italianos se atribuyen el mérito de crear la pasta seca, prolongando de esta forma su vida útil y fomentando la difusión de la pasta a nivel mundial. El museo dice que la pasta es "el alimento del mundo". Próxima parada... el almuerzo.

Museo Nacional de la Pasta

Cuando ya hayas contemplado todas las vistas de Florencia, ve a conocer el interior de Farmaceutica di Santa Maria Novella, la farmacia más antigua del mundo. Hace más de 700 años, los monjes dominicanos comenzaron a cultivar hierbas medicinales para usar en tinturas, medicinas y perfumes. Vendían su mercancía aquí en el antiguo monasterio. El interior todavía está decorado por frescos del siglo 14. Hay un pequeño museo que exhibe las herramientas que los herboristas usaban para comerciar y los recipientes de porcelana utilizados para almacenar los productos. Muchas de las recetas originales todavía se utilizan en lociones y jabones en la actualidad. Llévate algún recuerdo aromático para el tocador de tu casa.

Mientras te maravillas ante las preciosas vistas de Cannes, no te olvides de mirar hacia abajo. Esta capital de la cultura cinematográfica es el hogar de Allee des Etoiles du Cinema, o el Paseo de las Estrellas. Más de 150 huellas de manos de celebridades adornan el paseo. Podrás encontrar muchas estrellas francesas, pero también verás las huellas de Mel Gibson, Sharon Stone, Julie Andrews y más.

Cuando hagas un crucero a Palma, Mallorca, olvídate un rato de tu lista de cosas que ver y hacer y visita el Museu de sa Jugueta, el museo del juguete. Se reunieron más de 3,000 juguetes desde el siglo 19 hasta el presente provenientes de España, Alemania, Japón y el continente americano. Hay una zona de juegos para niños y un bar para los adultos.

¿Ya has visto suficientes esculturas talladas en mármol? Durante tu visita a Barcelona visita el Museu de la Xocolata, o el Museo del Chocolate, donde encontrarás esculturas de chocolate a tamaño natural de todo, desde Tom y Jerry a Bob Esponja, la estrella del fútbol Lionel Messi y la majestuosa rendición de la Piedad de Miguel Ángel. Al llegar, tu billete de entrada es una barra de chocolate. Las exhibiciones abarcan el origen del chocolate, Barcelona como centro de distribución de chocolate y el taller del siglo 19 de Barcelona, donde se solidificó el chocolate por primera vez. Aprende de dónde proviene el cacao y cómo se cultiva y procesa. Conoce las máquinas utilizadas para procesar el chocolate y producir obras elaboradas de chocolate, como castillos y un carro romano. Visita el café para degustar unas trufas y chocolate caliente. No tendrás otra oportunidad de ver o probar el chocolate de la misma manera.

Después de visitar Pompeya y Herculano, no te querrás perder la ciudad sumergida de Bayas, un parque arqueológico sumergido bajo el agua en el golfo de Nápoles. Bayas fue en su momento un resort de la Antigua Roma para personas acaudaladas. Los aristócratas visitaban los cuartos de baño de agua tibia proveniente de chimeneas volcánicas en la tierra. Se decía que el agua tenía propiedades curativas. Se rumoreaba que Baia era un destino para el hedonismo y el escándalo. Había un casino en el resort. Julio César tenía una villa en el lugar, y Nerón, Adriano y Calígula eran visitantes habituales. Siglos más tarde el lugar fue abandonado debido a que el nivel del mar se elevó por la actividad volcánica local. En la actualidad, las ruinas submarinas pueden verse a través de un barco con fondo de vidrio. Mira los pisos de mosaico maravillosamente conservados y las estatuas sorprendentemente intactas. Imagina el que alguna vez fue el sitio de recreación de los ricos y famosos de Roma.

Ciudad Sumergida de Baia