sueña. conoce. inspírate. repite.
Blog de viajes oficial de Norwegian

Si estás pensando en hacer un crucero por el Báltico, o incluso estás leyendo sobre uno, es probable que seas una clase de viajero especial. Eres aventurero. Quizás no del tipo que hace puenting en un acantilado de Jamaica. Pero eres la clase de persona a la que le gusta decir: "Veo Rusia desde mi camarote".

También eres curioso y te atrae la historia, cultura y geografía mundial. Estás ansioso por recorrer Berlín en un tren exclusivo para excursiones o pasear por la zona rural de Estonia.

Eres exigente. Si vas a viajar, quieres hacerlo con comodidad y estilo.

Y por supuesto -si me permites- también eres extremadamente listo. Tienes la facilidad de encontrar los mejores precios y descuentos en viajes de lujo.

Y lo que es más importante, vives la vida al máximo, dondequiera que estés. Estas son algunas opciones de cosas para hacer en tu crucero por el mar Báltico.

Copenhague real:

Si haces un crucero desde Copenhague podrás explorar todas las maravillas que te aguardan en el estado de Dinamarca. Antes de abordar hazte tiempo para pasear por los famosísimos Tivoli Gardens, especialmente por la noche, con los faroles brillantes que iluminan tu camino. Copenhague también es un centro gastronómico importante (piensa en la "nueva cocina nórdica"). Si alguna vez quisiste probar la carne de reno, esta sería tu oportunidad.

Crucero a la pintoresca Copenhague

Más allá del Bloque Occidental

Con puertos de escala adicionales en Berlín, Estonia, San Petersburgo, Helsinki y Estocolmo, las excursiones por el mar Báltico están entre los itinerarios más exóticos de Norwegian (y no somos los únicos en decirlo).

Tendrás bastante tiempo para recorrer cada ciudad a pie o en un tour contratado. Como eres un viajero conocedor, te sugiero estos lugares:

Tallin, Estonia: la arquitectura lo es todo. En el casco antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, sentirás que entraste a un cuento de hadas del siglo 14. Después de un tour, visita el Centro de Artes y Oficios de Santa Catalina.

San Petersburgo, Rusia: el Hermitage alberga una de las mayores colecciones de arte del mundo y algunas de las mejores obras de artistas como Van Gogh, Matisse y da Vinci.

Museo del Hermitage

Helsinki, Finlandia: en la entrada del parque Esplanadi junto al puerto, encontrarás la plaza del mercado, famosa por las obras de artesanía, las flores y la comida local finlandesa.

Estocolmo: es hora de algo contemporáneo. Haz un tour por los lugares donde se filmó "La chica del dragón tatuado", adaptación de la novela de Stieg Larsson, o planifica una visita al Museo de ABBA. No tengas vergüenza de ser una "Dancing Queen". (¡Sigue leyendo!)

Licores escandinavos

¡Nada de bebidas de coco con sombrillas! En los países bálticos se toma vodka, pura o como ingrediente de algún cóctel fuerte. Vodka en ruso significa "agüita". Cuando es de buena calidad es igual de insípida al beber, ¡así que ten cuidado con las cantidades!

Para una probar sus sabores, echa un vistazo al Svedka & Inniskillen Bar en el Norwegian Getaway. Al estilo de los hoteles de hielo de Escandinavia, puedes probar una cámara ártica de 17° donde la barra, las paredes, los asientos y los vasos están todos hechos de hielo.

Toma un poco de vodka Voli en el bar de hielo

Y ya que eres tan detallista, seguro que eres la clase de viajero que no se olvidará de comprar regalitos de algunas de tus marcas favoritas en las tiendas libres de impuestos de Norwegian para llevarles a tus amigos.

Masaje suizo

Has venido a Escandinavia por su atractivo cultural. Naturalmente necesitarás probar los tratamientos de sauna y masajes suecos. Tras un día de aventuras en el mar sometido a las bajas temperaturas (o soportando de la mejor manera posible la resaca de ABBA-con-Absolut) disfruta del paquete de spa termal en el Mandara Spa, que ofrece más de 50 tipos de tratamientos.

Ahora que ya está todo relajado, déjame contarte un secretito: ¿quieres saber qué es lo que más me gusta de ti?

Eres emprendedor. Escuchas la llamada del mar y nunca dejas que el barco se te escape. ¿Quién sabe? Quizás hasta me lleves contigo en tu próximo crucero Norwegian.